DSC_4334

866 No05_Tapa

866 No05_Estrategia material

Añadir objeto

 

ESTRATEGIA MATERIAL

 

Dentro de la propuesta para el Campus de la Universidad de Córdoba se destaca la materialidad escogida para la construcción de las nuevas intervenciones.

 

La Arquitectura es el esfuerzo de la materia por ser, un esfuerzo por hacer visible aquello que no lo es: los pensamientos. Un pensamiento, como sentimiento, es algo que pertenece al mundo de lo indeterminado, al mundo que no ha tomado forma todavía.

No hay arquitectura sin confianza en la materia.”  Luis Moreno Mansilla (1)

 

Si hay algo que queda claro al recorrer las distintas intervenciones a lo largo del campus de la Universidad de Córdoba es la fuerte convicción y confianza en la materia desarrolladas por el equipo liderado por los arquitectos Cristian Nanzer, Alejandro Cohen Arazi, Alberto Baulina, Gaspar Jarris e Inés Saal. Esta confianza se pone de manifiesto en el tratamiento de los distintos materiales, empleados en la construcción de los nuevos edificios y en el reciclaje y/o completamiento de edificios existentes, no solo por su austeridad y sobrio mantenimiento sino por haber explotado toda su expresividad, sus posibilidades técnicas y espaciales.

Uno de los ejes centrales del proyecto fue la recuperación y puesta en valor del espacio público que rodean todos los edificios. Para ello una serie de obras de infraestructura se complementan con una serie de pérgolas y cubiertas metálicas que enmarcan las circulaciones principales y generan nuevos espacios de encuentro semi cubiertos con sombra.

El plan registra entre sus operaciones el reciclaje de edificios de valor patrimonial y la aparición de nuevas infraestructuras. El concepto de intervención aplicado a los reciclajes fue el de puesta en valor a partir de recuperar las estructuras originales de los edificios y permitir la comunicación visual entre ellos.

Dentro de los nuevos edificios se destaca el módulo de aulas de la Facultad de Arquitectura, un primer módulo de una seria todavía inconclusa. El corte revela toda su apuesta espacial, una lucernario central , longitudinal a todo el edificio, permite no solo la entrada de luz sino la ventilación pasiva del edificio, el resto de las bandejas balconea a este espacio central dando testimonio de que la herencia del gran Alavro Siza ha calado profundo en las generaciones intermedias.  Todo el edificio está definido por el uso del hormigón.

La fachada oeste se revela como una gran secuencia de sombras profundas y densas, determinadas por una serie de tabiques en escorzo que ayudan a ocultar la lectura de las carpinterías.

El edificio propuesto para los consultorios y extensión de los estudiantes construye esta estrategia de espacios semi cubiertos pensados para el encuentro de la comunidad académica.

Un espacio, bajo y profundo, que enmarcado por una generosa rampa se convierte en el acceso real del edificio. En el interior todo es luz, gracias a una fachada completamente vidriada que revela todo el funcionamiento del edificio.

El museo de Arqueología, ubicado fuera del campus, se resuelve aprovechando dos viejas casonas del centro de la ciudad pero con distintas estrategias. La primera, de gran valor patrimonial, se poner en valor y se acondiciona como testigo del paso del tiempo; la segunda es intervenida radicalmente y se transforma en la sede de los nuevos programas más contemporáneos. A modo de remate un cuerpo metálico de color blanco unifica el ancho real de la intervención y se despega de las estructuras originales existentes, allí se desarrolla el archivo y depósito de los hallazgos arqueológicos, que por sus exigencias de preservación exigen anular las entradas de iluminación natural y un estricto control de humedad, requisitos que los proyectistas transformaron en oportunidad para dejar con audacia plasmado un guiño de contemporaneidad.

En la segunda casona se mantiene su fachada original, en su interior predomina un gran vacío que integra todo el espacio interior y conforma un hall de cuádruple altura.

Una gran escalera/cirulación serpentea por todo el espacio y conduce a las nuevas áreas de aulas y sectores de exposiciones. De fondo un telón de chapa acanalada reviste las áreas de servicio y potencia la verticalidad de todo este espacio.

 

Citas:

  1. “Sobre la confianza en la materia”, Luis Moreno Mansilla, Escritos Circenses, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2005.