W BOW

W 9

W 8

W 7

W 6

W 5

W 4

W 0

W3

W 01

W

W 2

W 1

ANTÍPODAS 12.

Arquitectura japonesa contemporánea en el Marq

ATELIER BOW-WOW + OFDA en el MARQ.

Organiza el Museo de Arquitectura y Diseño “Julio Keselman” de la Sociedad Central de Arquitectos. Co-organiza la Facultad de Arquitectura de la UNIVERSIDAD DE PALERMO y CREALAB (Tokio-Madrid-Buenos Aires). Con el apoyo del Centro Cultural e Informativo de la EMBAJADA DEL JAPÓN en la República Argentina.

Curador de la muestra: Arq. Roberto Busnelli / Curador adjunto: Arq. Ricardo Kina

Presidente de la SCA: Arq. Enrique García Espil / Decano de la FAUP: Arq. Daniel Silberfaden

Director CREALAB TOKIO: Arq. Taku Sakaushi / Director Marq: Hernán Bisman

CALENDARIO Y ACTIVIDADES PREVISTAS

Muestra en el Marq: del 4 de mayo al 3 de junio. Martes a domingos de 14 a 19. Avda. del Libertador 999 esquina Callao, Ciudad de Buenos Aires / Workshop y charlas abiertas en la FAUP: del 27 de Abril al 6 de Mayo, de 10 a 16 hs. Jean Jaurés 932, Ciudad de Buenos Aires / Conferencias en la SCA: 3 de Mayo, 19 hs. Montevideo 938, Ciudad de Buenos Aires.

Durante todo el mes de mayo se exhibirá en la totalidad del Marq. Museo de Arquitectura y Diseño “Julio Keselman” la muestra “Antípodas 12. Arquitectura Japonesa Contemporánea” que exhibirá una instalación site specific de los estudios japoneses Atelier Bow-Wow y OFDA associates, ambos de gran prestigio dentro y fuera del Japón.

La muestra de arquitectura se complementará con otra de caligrafía japonesa y juntas ocuparán varias salas del museo (300 m2). Se exhibirán maquetas, proyecciones, cuadernos de dibujos de los autores y piezas gráficas y caligráficas originales especialmente trasladadas a la Argentina por los expositores luego de una ardua tarea co-organizada por el MARQ junto a CREALAB TOKIO y la Facultad de Arquitectura de la UNIVERSIDAD DE PALERMO.

Para la ocasión viajarán dos importantes arquitectos japoneses de los estudios invitados, Yoshiharu Tsukamoto de Atelier Bow-Wow y Taku Sakaushi de OFDA quienes dictarán en la Universidad de Palermo un workshop proyectual, llamado “Hábitat + espacio Alfa” y sendas conferencias en la Sociedad Central de Arquitectos. Tanto la muestra, como el workshop y las conferencias se centrarán en las teorías proyectuales del Atelier Bow-Wow y las investigaciones desarrolladas por Sakaushi en su laboratorio de la Universidad Shinshu de Nagano. Ambas teorías abordan el tema del habitar, indagando acerca de cómo habitamos, como vivimos e imaginamos los espacios que denominamos tradicionalmente “casas”.

“…Soy totalmente profano en materia de arquitectura pero he oído que en las catedrales góticas de Occidente la belleza residía en la altura de los tejados y en la audacia de las aguijas que penetran en el cielo. Por el contrario, en los monumentos religiosos de nuestro país, los edificios quedan aplastados bajo las enormes tejas cimeras y sus estructuras desaparecen por completo en la sombra profunda y vasta que proyectan los aleros. Visto desde fuera, y esto no sólo es válido para los templos sino también para los palacios y las residencias del común de los mortales, lo que primero llama la atención es el inmenso tejado, ya esté cubierto de tejas o de cañas, y la densa sombra que reina bajo el alero. Tan densa, que a veces en pleno día, en las tinieblas cavernosas que se extienden más allá del alero, apenas se distingue la entrada, las puertas, los tabiques o los pilares. En la mayoría de los edificios antiguos, y lo mismo sucede con las imponentes construcciones como el Chion’in o los Honganji, así como con cualquier granja perdida en la profundidad del campo, si se compara la parte inferior, debajo del alero, con el tejado que la forma, se tiene la impresión, al menos visual, de que la parte más maciza, las más alta y externa es el tejado. Por eso, cuando iniciamos la construcción de nuestras residencias, antes que nada desplegamos dicho tejado como un quitasol que determina en el suelo un perímetro protegido del sol, luego, en esa penumbra, disponemos la casa. Por supuesto, una casa de Occidente no puede tampoco prescindir del tejado, pero su principal objetivo consiste no tanto en obstaculizar la luz solar como en proteger de la intemperie; se le construye de manera que difunda la menor sombra posible y un simple vistazo a su aspecto externo permite reconocer que se ha intentado que el interior este expuesto a la luz del modo más favorable. Si el tejado japonés es un quitasol, el occidental no es más que un tocado. Como en una gorra, los bordes están mermados que los rayos directos del sol pueden dar en los muros hasta el nivel del tejado.

Si en la casa japonesa el alero del tejado sobresale tanto es debido al clima, a los materiales de construcción y a diferentes factores sin duda. A falta, por ejemplo de ladrillos, cristal y cemento para proteger las paredes contra las ráfagas laterales de lluvia, ha habido que proyectar el tejado hacia delante de manera que el japonés, que también hubiera preferido una viviendo clara a una vivienda oscura, se ha visto obligado a hacer de la necesidad virtud. Pero eso que generalmente se llama bello no es más que una sublimación de las realidades de la vida y así fue como nuestros antepasados, obligados a residir, lo que quisieran o no, en viviendas oscuras, descubrieron un día lo bello en el seno de la sombra y no tardaron en utilizar la sombra para obtener efectos estéticos. En realidad, la belleza de una habitación japonesa, producida únicamente por un juego sobre el grado de opacidad de la sombra, no necesita ningún accesorio. Al occidental que lo ve le sorprende esa desnudez y cree estar tan solo ante unos muros grises y desprovistos de cualquier ornato, interpretación totalmente legítima desde su punto de vista, pero que demuestra que no ha captado en absoluto el enigma de la sombra. Pero nosotros, no contentos con ello, proyectamos un amplio alero en el exterior de esas estancias donde los rayos de sol entran ya con mucha dificultad, construimos una galería cubierta para alejar aún más la luz solar. Y, por último, en el interior de la habitación, los shoji no dejan entrar más que un reflejo tamizado de la luz que proyecta el jardín.

Ahora bien, precisamente esa luz indirecta y difusa es el elemento esencial de la belleza de nuestras residencias. Y para que esta luz gastada, atenuada, precaria, pintamos a propósito con colores neutros esas paredes enlucidas. Aunque se utilizan pinturas brillantes para las cámaras de seguridad, las cocinas o los pasillos, las paredes de las habitaciones casi siempre se enlucen y muy pocas veces son brillantes. Porque si brillaran se desvanecería todo el encanto sutil y discreto de esa escasa luz. A nosotros nos gusta esa claridad tenue, hecha de luz exterior y de apariencia incierta, atrapada en la superficie de las paredes de color crepuscular y que conserva apenas un útlimo resto de vida. Para nosotros, esa claridad sobre una pared, o más esa penumbra, vale por todos los adornos del mundo y su visión no nos cansa jamás”.  Junichiro Tanizaki,  “El Elogio de la sombra”, Editorial Siruela 1994/2005, edición original 1933.

Atelier Bow-Wow www.bowwow.jp es una oficina de arquitectura fundada en Tokio en 1992 por Yoshiharu Tsukamoto y Kajima Momoyo. El estudio es conocido en el mundo entero  por su arquitectura doméstica y cultural y su investigación que explora las condiciones urbanas de la micro arquitectura contemporánea. Yoshiharu Tsukamoto, quien viajará a Buenos Aires para esta exhibición, nació en la prefectura de Kanagawa en 1965. Estudió arquitectura en el Tokyo Institute of Technology, donde se graduó en 1987. Tsukamoto viajó a París para ser un estudiante invitado en L’Ecole d’Architecture de Belleville a partir de 1987-88 y en 1994 completó un programa de Doctor en Ingeniería en el Tokyo Institute of Technology. En 2000 Tsukamoto se convirtió en  Profesor Asociado de esa casa de estudios y en los años 2003 y 2007 fue Profesor Visitante Asociado en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Harvard. También en 2007 y nuevamente en 2008 fue Profesor Visitante Asociado en la Universidad de California (UCLA). “Arquitectura de Mascotas” es un término que el Atelier Bow-Wow utiliza para los edificios que han sido metidos en intersticios de los espacios urbanos. Los edificios con formas curiosas y soluciones ingeniosas para las ventanas, el drenaje, y el aire acondicionado se presentan a menudo en estas situaciones urbanas. Un ejemplo de esto es el salón de café Kimoto en Tokio, una estructura triangular con una capacidad de cuatro clientes o el estudio-vivienda del propio Atelier Bow-Wow entre muchas otras obras. Atelier Bow-Wow ha documentado con extrema calidad estos edificios micro en detalle a través de fotografías, planos, mapas, croquis en 3D y otros sistemas de dibujo enormemente atractivos. Han editado gran cantidad de publicaciones entre ellas “Pet Architecture Guide Book” y “Made in Tokio”. Sus obras han sido publicadas en los principales medios de arquitectura del mundo. Más información

OFDA associates (Office for Diverse Architects) http://www.ofda.jp es una oficina de arquitectura fundada en Tokio en 1998 por Taku sakaushi, Chika Kijima y Hiroyuki Ito. Taku Sakaushi, quien viajará a Buenos Aires para etsa exhibición, nació en Tokio en 1959. Estudió arquitectura en el Tokyo Institute of Technology, donde se graduó en 1983. Entre 1985 y 1986 completó una maestría en el Tokyo Institute of Technology y otra en la Universidad de California (UCLA). Se ha desempeñado en la docencia y en la investigación proyectual paralelamente a su producción profesional. Ha sido Profesor de la Facultad de Letras de la Universidad de Tokio, de la Facultad de Ingeniería en la Universidad de Meiji  y la Universidad de Tokai y de la Universidad Shinshu. En 2008 ha sido Profesor de los Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Cultura inWaseda y en la actualidad dicta clase en la Tokyo University of Sciencey  dirige el Labaratorio Sakaushi de la Universidad de Shinshu en Nagano, Japón. Su trabajo se ha centrado en la métrica de la arquitectura y su obra ha sido realizada en base a estos principios. Obras como la casa de tres corredores,  la casa de tres ventanas, o la casa alta-baja han sido enormemente publicadas dentro y fuera del Japón. Sakaushi es considerado una referencia en el campo de la investigación en el campo de la métrica arquitectónica y la relación de la arquitectura con el cuerpo humano.