DSC_0034

DSC_0033

DSC_0031

DSC_0029

DSC_0027

DSC_0026

DSC_0025

unnamed

cid_09f892447c7aa88b72f9b47398c589fc@phpmailer-150x150

BIA-AR

BIA AR 2014

CURADOR INVITADO PARA LA SECCION TECNICA E INDUSTRIA.

CO CURADORES DE LA SECCION TECNICA E INDUSTRIA: ARQ. SANTIAGO VIALE, ARQ. NICOLAS CAMPODONICO Y ARQ. MARINA VILLELABEITIA

La técnica, de la intuición a la razón.

“Se debe pensar con la técnica, si se está preparado para ello. Por tanto, lo que aparece como técnica no es la técnica, sino el pensamiento y la razón.” Paulo Mendez da Rocha.

En construcción el conocimiento de las tradiciones constructivas y el dominio de las técnicas que permiten el desarrollo y materialización de una idea, como: la observación, la posibilidad de aislar partes de un proceso proyectual o constructivo y todo aquel instrumental que cada arquitecto crea, o replica, que le permiten dominar todos los aspectos técnicos y constructivos necesarios para transitar el proceso entre la idea, su forma y su materialización lo podemos definir como lógica constructiva. Siempre partimos de un cero relativo y en este sentido reconocemos una tradición constructiva que está cargada de valores para retomar, transmitir y/o continuar: el conocimiento empírico-intuitivo de nuestros antecesores, sus virtudes y aciertos técnicos, su aproximación espontánea sobre el espacio y su codificación a través de la geometría, su propia tradición cultural-constructiva para aplicar las posibilidades materiales y tecnológicas del momento, todo esto debería jugar un rol decisivo en la conciencia del arquitecto contemporáneo, que luego traducirá todo este conocimiento según la modalidad y la expresión de su tiempo.

Esta mirada sobre los aspectos técnicos nos lleva a una percepción más compleja de la relación que existe entre la idea y su materialización, entre el proyecto y su construcción. Frente a las distintas posibilidades que la técnica nos ofrece, la intuición de cómo emplearla para construir arquitectura viene definida una apetencia, gracias a la cual no se trata de hacer la arquitectura de siempre de otro modo, sino conseguir otra arquitectura. No se trata solo de emplear una técnica sino de la necesidad de recurrir a los recursos técnicos necesarios y disponibles a la hora de resolver aquellas condiciones que configuran un problema; en definitiva, lo importante es la toma de conciencia que se tiene de esa disponibilidad.

Imagen seleccionada para acompañar este texto:
Cuatro vigas, 1998. La tumba de mi padre en Piribebuy, Solano Benitez.
Crédito fotográfico: Enrico Cano.